Gobierno y oposición cierran filas en Argentina contra COVID-19

0
1338
Elementos de la Policía de la Ciudad controlan el ingreso a la Terminal Retiro durante la primera jornada de la cuarentena obligatoria decretada por el gobierno argentino, en la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, el 20 de marzo de 2020.

BUENOS AIRES, (Xinhua) — El Gobierno argentino y los principales dirigentes de la oposición cerraron filas aquí contra la pandemia del nuevo coronavirus, dejando atrás la «grieta» ideológica debido a históricas diferencias en materia política y económica.

El presidente Alberto Fernández, de extracción peronista, asumió el cargo el 10 de diciembre pasado en sucesión del dirigente de centro-derecha Mauricio Macri (2015-2019).

Al asumir el cargo, y al abrir el período de sesiones ordinarias del Congreso el 1 de marzo pasado, Fernández cuestionó la «pesada herencia recibida» en materia económica y lanzó fuertes críticas a la gestión de su antecesor, pero esas diferencias quedaron atrás por la pandemia, situación que llevó al mandatario a decretar el jueves aislamiento social preventivo y obligatorio del 20 al 31 de marzo.

El aislamiento, dijo Fernández en una carta abierta a la nación, supone «un desafío de comunicación y encuentro», y se lo adopta uniendo «a fuerzas políticas, sociales, gremiales, productivas y religiosas» y a «las autoridades de todas las jurisdicciones».

Este viernes trascendió que el expresidente Macri se comunicó con Fernández para manifestarle su apoyo a todas las medidas adoptadas y para analizar la evolución de la pandemia en el país.

Luego de esa charla, confirmada a Xinhua por voceros del exjefe de Estado, Macri expresó su respaldo a Fernández en la situación a través de Twitter.

«Queridos argentinos, estamos viviendo una experiencia inédita, frente a la cual debemos estar unidos y cuidarnos los unos a los otros. Si nos quedamos en nuestras casas mientras dura el aislamiento preventivo, podremos aplanar el crecimiento de los casos de COVID-19», señaló Macri.

Un anticipo de la distinción entre oficialismo y oposición se advirtió cuando el miércoles pasado, en la Casa Rosada, el jefe del bloque en diputados de Juntos por el Cambio, Mario Negri, se encolumnó detrás del jefe de Estado.

«Presidente Alberto Fernández: usted es el comandante en la batalla, somos uno solo en esta pandemia», dijo Negri, aliado político de Macri.

El diputado de la Unión Cívica Radical también ratificó su postura a través de las redes sociales, donde escribió: «Los problemas del país seguirán existiendo, pero el que no quisiéramos que exista es este, porque se lleva vida de todos».

Por su parte, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, del Frente Renovador, dijo que todos los espacios con presencia en el Congreso tienen «vocación de sumar en una situación tan difícil».

Al anunciar el jueves la cuarentena obligatoria, el presidente Fernández compareció ante la prensa acompañado por el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, del espacio del expresidente Macri; por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, el kirchnerista Axel Kicillof; por el gobernador de la provincia de Santa Fe, el peronista Omar Perotti, y por el gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales, de la Unión Cívica Radical.

«No lo pudo resolver la política, pero lo impuso la emergencia: El avance del coronavirus en el país obligó a que la grieta que divide al oficialismo y a la oposición quede en suspenso. Al menos, mientras se prolongue la emergencia», dijo el diario bonaerense «La Nación».

«El respaldo político a la medida fue absoluto», destacó el diario «BAE», también de la capital argentina.

Por su parte, el portal noticioso «Infobae» dijo que «en una imagen que meses atrás no hubiese sido posible, los principales dirigentes legislativos de la oposición cerraron filas con el presidente Alberto Fernández para combatir la expansión del coronavirus en el país».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí